domingo, 19 de agosto de 2012

LA INTENSIDAD EMOCIONAL EN LA SUPERDOTACIÓN

  Artículo para aportar información y reflexión acerca de la importancia de la comprensión de la expresión intelectual y emocional como un todo. Tanto para la vida infantil, como la adulta.
** Traducción al castellano del texto original de:
Lesley Kay Sword, Director – Gifted and Creative Services Australia.
www.giftedservices.com.au, enquiries@giftedservices.com.au.

La superdotación tiene un componente emocional así como intelectual. La complejidad intelectual va de la mano junto con una profundidad emocional. Del mismo modo que el pensamiento de los niños superdotados es más complejo y de mayor profundidad que el de otros niños, así lo son sus emociones en cuanto a complejidad e intensidad.
Esta complejidad se observa en amplio rango de emociones que los niños superdotados pueden experimentar a la vez en un momento dado y la intensidad es evidente en ese desbordamiento de sus sentimientos acerca de prácticamente todo, tan familiar para sus padres y profesores.
La intensidad emocional de los superdotados no se trata de una cuestión de sentir más que el resto de la gente sino de una manera de experimentar el mundo distinta: viva, absorbente, penetrante, abarcadora, compleja, dominante – una manera de estar inquietamente vivo.

La intensidad emocional se puede expresar de muchas maneras diferentes:

Intensidad de sentimientos – Sentimientos positivos, negativos, ambos a la vez, extremos de emociones, emociones complejas que aparentemente se mueven de un sentimiento a otro en un periodo corto de tiempo, identificación con los sentimientos de otras personas, llantos y lágrimas a la vez.

En el cuerpo – el cuerpo refleja las emociones y sentimientos que a menudo se expresan como síntomas corporales tales como estómago tenso, aprehensión, sonrojamiento, dolores de cabeza, nauseas.

Inhibición – falta de confianza en uno mismo y timidez.

Fuerte memoria afectiva – Los niños emocionalmente intensos pueden recordar los sentimientos que acompañaron a un incidente y muy habitualmente serán capaces de revivirlos y “re-sentirlos” incluso mucho tiempo después.

• Miedos y ansiedades, sentimientos de culpabilidad, sentimientos de estar fuera de control.

• Preocupación por la muerte, estados depresivos.

• Asociación emocional y apego a los demás, empatía y preocupación por los otros, sensibilidad en las relaciones, apego a los animales, dificultad para ajustarse a nuevos ambientes, soledad, conflictos con el resto en cuanto a la profundidad de las relaciones.

• Auto-evaluación critica y juicios internos, sentimientos de inferioridad e insuficiencia.

Parece que mucha gente no es consciente de que los sentimientos intensos son una parte de la superdotación y generalmente se presta poca atención a la intensidad emocional.
Históricamente la expresión de sentimientos intensos ha sido vista como un signo de inestabilidad emocional, más que como una clara evidencia de una rica vida interior. En occidente, tradicionalmente se ha considerado a las emociones y el intelecto como dos partes separadas y contradictorias. Sin embargo, existe un enlace indisoluble entre las emociones y el intelecto que, combinados, tienen un profundo efecto en la gente superdotada.
Es la intensidad emocional la que alimenta la alegría de vivir, la pasión por aprender, el motor de la expresión de un área de talento, la motivación para los logros de los superdotados.
Sentir todo mucho más profundamente que los demás puede ser a la vez doloroso y aterrador.
La gente superdotada que es intensa emocionalmente a menudo se siente anormal. “Debo de tener algo malo... quizá esté loco, no parece que nadie sienta las cosas así”. A menudo experimentan intensos conflictos internos con uno mismo, autocrítica, ansiedad y sentimientos de inferioridad.

La comunidad médica tiende a ver estos conflictos como síntomas y etiquetan a los superdotados como neuróticos. Sin embargo, estos conflictos son una parte intrínseca al hecho de ser superdotado. Es más, estos conflictos son el motor para su crecimiento y realización personal.
Es vitalmente importante que a los niños superdotados se les enseñe a interpretar su exaltada sensibilidad hacia las cosas que les ocurren en el mundo como una respuesta normal a las mismas. Si esto no se les aclara a tiempo, pueden llegar a ver sus propias experiencias intensas como una evidencia de que tienen algo malo. Otros niños y niñas pueden ridiculizar a un niño superdotado por reaccionar fuertemente hacia un hecho aparentemente trivial, incrementando entonces los sentimientos de éstos de que son unos raros.
Por otro lado, su sensibilidad hacia las injusticias y la hipocresía de la sociedad puede llevar a los niños emocionalmente intensos superdotados a sentir desesperanza y cinismo a edades muy tempranas.

Lo más importante que podemos hacer para ayudar a estos niños es aceptar sus emociones: necesitan sentirse comprendidos y apoyados. Hay que explicarles que sus sentimientos intensos son normales en los niños que son como ellos. Ayudarles a usar su intelecto para desarrollar su auto-conocimiento y su auto-aceptación.
Los padres necesitan practicar una apropiada disciplina ya que esto ayuda a desarrollar un sentimiento de seguridad que lleva al desarrollo de la autodisciplina y un sentimiento de competencia emocional.
Esta apropiada disciplina consiste en una aplicación consistente de los valores, reglas y comportamientos que se entienden como importantes para la familia. Explicar los beneficios de las reglas al niño y hacerlas cumplir como una consecuencia de su comportamiento.
Conversar sobre sentimientos abiertamente; los negativos así como los positivos. Puede ser de gran ayuda usar un “termómetro emocional” para iniciar la discusión. Por ejemplo, “en una escala del 1-10, ¿cómo te sientes hoy?”. Tomar el tiempo suficiente para escuchar las ideas de los niños, sus opiniones y sus sentimientos. No emitir juicios: no interrumpir, moralizar, distraer o dar consejo. Apreciar su sensibilidad, su intensidad y sus pasiones. No intentar minimizar sus emociones porque te hagan sentir incómodo
con su dolor.
Definitivamente, no ayuda de nada decir “eres demasiado sensible”, o “quítate eso de la cabeza”, o “todo irá bien”. Hay que reafirmarles cuando tienen miedo y ayudarles a encontrar la manera de expresar sus emociones intensas a través de historias, poemas, arte, música, diarios o actividades físicas.
Hace falta darse cuenta de que ellos se llegan a sentir frustrados cuando sus capacidades físicas no se corresponden con su capacidad intelectual y ayudarles a tratar con esto.
Recompensar el proceso de esfuerzo y no sólo los resultados. Enfatizar sus fortalezas en vez de quedarse en los defectos.
Darse cuenta de que la sensibilidad no significa debilidad. No son seres débiles. Darles la responsabilidad adecuada para su edad y no sobreprotegerlos demasiado del mundo y de las consecuencias de sus acciones. Recordar que primero son niños y después son superdotados. No hay que esperar de ellos que sean “adultos pequeñitos”. Los juegos, la diversión y el ocio son actividades esenciales para que adquieran un fuerte desarrollo emocional.
Finalmente, se debe buscar el consejo de profesionales preventivos si resulta apropiado; eso es importante tanto para apoyar su sano desarrollo emocional, como para prevenir problemas sociales y emocionales.
Podemos ayudar a nuestros niños emocionalmente intensos superdotados a aceptar su mundo interior de experiencias y que lo vean como un punto fuerte.
Esto a menudo significa que tengamos que aceptar y ver nuestras propias experiencias emocionales y sentimientos de manera que seamos un modelo positivo para ellos.
Hablar de nuestras emociones y saberlas reconocer puede ser muy difícil de hacer en esta sociedad que valora por encima de todo lo racional y el razonamiento lógico y que entiende las emociones como lo opuesto a lo racional. Sin embargo, si la intensidad emocional es vista por los padres y profesores como un punto fuerte y se presenta como algo positivo, se ayuda a los niños a entender y valorar este don.
De esta manera, se les dará a los niños emocionalmente intensos el poder de expresar su propia excepcionalidad en el mundo y a usar sus dones y talentos con confianza en sí mismo y felicidad.

Intensidad Emocional en los Niños Superdotados (PDF)

miércoles, 15 de agosto de 2012

IMITACIÓN vs SER UN@ MISM@

La imitación ha sido y es utilizada como método de supervivencia por diversas especies animales.

La pregunta que cabe hacerse es la siguiente: ¿qué ocurre cuando la imitación no acaba siendo adaptativa para el sujeto?
"Casi todo lo absurdo de nuestra conducta es el resultado de imitar a aquellos a quienes no podemos parecernos"
Samuel Johnson

martes, 14 de agosto de 2012

SOMOS DE CARNE Y HUESO...

Cuando llega un momento determinado en el que se habla de algún tema concreto con mayor asiduidad de lo que antes se hacía, se tiende a pensar (por otro lado, erróneamente) que acaba de surgir una nueva moda. Como si en épocas pasadas, este tema no fuera importante o ni si quiera existiera. Y una cosa es bien cierta, recordemos: "aquello de lo que no se habla, simplemente no existe". O al menos no existe para la "mayoría".
Recuerdo cuando al acoso escolar se le acuñó el nombre de bullying. Fue posteriormente al desgraciado suceso del suicidio de Jokin, un adolescente en Hondarribia, a raíz del acoso que en repetidas ocasiones venía recibiendo por parte de sus "compañeros" de clase.... y lo que me parece aún más grave: el desinterés y ausencia de implicación por parte de la comunidad escolar. De pronto, se empezó a hablar en los medios, se vendían libros de expertos que trataban del tema y la sociedad empezó a hacerse eco de un problema que de moderno tiene muy poco: siempre han existido los abusones, los acosadores.... y pocas veces se les ha hecho frente con los medios con los que ha de hacerse, es decir, tanto desde las familias (normalmente sólo se implican las de las víctimas, no tanto las de los acosadores), como de la institución escolar.
¿Qué está sucediendo, pues, con el tema de las Altas Capacidades Intelectuales? Cuando aparecen en las noticias, creo no equivocarme si me aventuro a calcular que entorno al 90% de los titulares van acompañados de palabras que intentar inspirar lástima "el drama de ser el más listo", "no se relacionan porque no encajan en su grupo de iguales", y el más repetido: "el fracaso escolar de los superdotados". A una le da la sensación de que para que se hable del tema ha de existir algún  tinte dramático de fondo al que no se le busca explicación, ni por supuesto solución, porque de lo contrario no tiene objeto la noticia. Son titulares escritos sin criterio, sin emociones.
O quizá deberíamos empezar a llamarlo ""High Abilities"... seguro que si acuñamos un término en inglés, despierta mayor interés...

Aún así, yo sigo en mis trece. Prefiero atender a palabras que se desarrollen con criterio:

Somos de carne y hueso.
No somos extraterrestres ni nada por el estilo.
Aunque casi con toda probabilidad, si estás leyendo esto, es porque alguna vez te habrán hecho sentir así.
¿Te preguntas si eres o no superdotado? Pues... ¡a quién le importa eso!

¿Sorprendido? Verás, "oficialmente" eres superdotado si tu C.I. (cociente de inteligencia) es superior a 130. A nosotros no nos interesa el numerito, sino la muy probable carga de malestar que, eso sí, podría estar tras él. Un superdotado no es una persona que habla nueve idiomas, que estudia cuatro carreras, y que toca además catorce instrumentos (ni falta que hace tampoco). Un superdotado es un ser humano implicado por sus características propias en una situación difícil y que, lamentablemente, puede por ello llegar a alcanzar un sufrimiento dolorosamente profundo.
¿Por qué? Porque a nadie le agrada no ser comprendido y sentirse por tanto, rechazado.

¿Sabes cuándo algo es considerado normal? Cuando la mayoría lo asume así. Pero... ¿Qué ocurre cuando alguien puede contemplar cada situación desde un punto de vista un poco más peculiar?
Ocurre que puede cuestionar. Y si puedes cuestionar lo asumido, entonces puedes dejarlo atrás. Y si puedes dejar atrás lo considerado normal, entonces tú mismo dejas de serlo.
Eres un ser, pero te tratan como a una entidad a-normal. Seguramente tú puedes hacer lo que otros no pueden, y ésa es una situación muy delicada. La otra cara de la moneda es que a lo mejor tú no puedes hacer lo que ellos sí pueden, y ésa es también una situación muy delicada, porque se ha de vivir en el mundo. La diferencia margina, y el marginado, sufre. Y, sufriendo, debe vivir en el mundo y en la sociedad que le hace sufrir.
Pero... ¿Por qué? ¿Por qué se tiene que dar esa situación conflictiva? Por las características propias del superdotado, que básicamente son las siguientes:
§ Inteligencia. Para la mayoría de la gente, pensar se trata más bien de un esfuerzo. Pero... ¿tú no puedes evitar pensar y darte cuenta de las cosas, verdad?
§ Tesón. Para la mayoría de la gente, concentrarse en algo resulta sencillamente agotador. Pero... ¿tú no puedes evitar concentrar todas tus energías en aquello que te apasiona, verdad?
§ Creatividad. Para la mayoría de la gente, las cosas están bien así como siempre han sido. Pero... ¿tú no puedes evitar tratar de hacer algo completamente novedoso, verdad?
§ Sensibilidad. La mayoría de la gente, vive. ¿Pero tú no puedes evitar sentirte profundamente herido y conmocionado en tu delicado interior, verdad? ¿Verdad que a ti te cuesta vivir?
Estas características giran en realidad en torno a un mismo punto común: el superdotado es interiormente efervescente, bullicioso, caótico..., todo un volcán en erupción de pensamientos, ideas, proyectos, inquietudes, emociones, sensibilidades, sufrimientos... La mayoría de las personas no son así. No son ni mejores ni peores que nosotros; simplemente son diferentes. Simplemente, su ritmo interno de vida es por naturaleza más sosegado que el nuestro. Así las cosas, es normal que se acabe por denominar a nuestro modo natural de operar como "alta capacidad". Sin embargo, nosotros no podemos adaptarnos a una forma de vida y de ser que se nos antoja ralentizada, absurda, insensible..., y de ahí nuestro escaso margen de adaptación en la sociedad. Vivimos con "claustrofobia", y nuestra vitalidad se resiente. Incluso en casos extremos podemos llegar a perder las ganas de vivir.
Pero si un superdotado se caracteriza por algo, es porque se trata de alguien a quien, sin duda, no es posible clasificar.


Ramón Fernández García de Zúñiga
 http://soniahablandoenconfianza.blogspot.com.es/2011/12/somos-de-carne-y-hueso.html

domingo, 12 de agosto de 2012

LA ALTA CAPACIDAD EN LA VIDA ADULTA

El acento a la atención sobre las altas capacidades se viene haciendo sobre ambientes escolares, lo cual obvia decir que se hace necesario, aunque en cierta forma es muy probable que no sea suficiente. Por un lado, porque es@ niñ@ crece y deja de estudiar (al menos en cuanto a escolarización formal se refiere) y por otro lado, porque poseer Alta Capacidad Intelectual es mucho más que sacar o no buenas notas, que "triunfar" o no en el sistema educativo. Es una condición que abarca a todos los ámbitos de la vida de esa persona, no solo al aspecto llamémoslo, más "racional".... y es que quizá no haya nada más irracional que intentar separar la razón de la emoción y los sentimientos.

No se trata de una moda pasajera. A lo largo de los años han sido (y son) muchas las personas que poseen estos rasgos, aun sin saberlo a ciencia cierta. Personalmente, como madre de un niño de alta capacidad que pertenece a una asociación de padres y madres que defienden los derechos de est@s niñ@s, tengo la sensación de que hay numerosas personas que toman consciencia de que es muy probable que ell@s mism@s también tengan AACC, porque en cierta forma no pueden evitar sentirse identificad@s con sus hij@s.... pero nadie se lo había dicho. Y de pronto, al percatarse de que en verdad existe una probabilidad de que las altas capacidades intelectuales hayan entrado en su vida antes de la llegada de sus hij@s, se suele tener la sensación de empezar a encajar ciertas piezas en este puzle del ciclo vital que hasta entonces habían permanecido en el aire, inconexas.

Y es que, por mucho que desde ciertos sectores profesionales se venga haciendo creciente hincapié en la "no heredabilidad" de las AACC, sinceramente, pienso que están optando por una vía de investigación equivocada, partiendo de una premisa que se aleja de la realidad.

Quisiera por tanto, compartir esta información con vosotr@s especialmente para adentrarse en una profunda reflexión acerca de qué supone poseer altas capacidades realmente, ¿es solo un aspecto académico? ¿es solo un ansia de saber más de manera inerte o por contra hay siempre un porqué detrás de este conocimiento?....

CARACTERÍSTICAS DEL ALDULTO SUPERDOTADO

- Tienes una fuerte sensación de ser diferente.
- Tienes dificultad de aceptar autoridad.
- Te afecta la injusticia hacía ti mismo y hacia otros.
- Te sientes a gusto haciendo las cosas solo.
- No te gustan los grupos.
- Normalmente te aburres en fiestas y cumpleaños.
- Otros no suelen entender tus chistes.
- Otros tienen problemas de seguirte.
- Piensas que no tienes razón ya que todos opinen diferente que tu.
- No eres conformista.
- En el colegio no encajaste bien en el grupo.
- Tienes facilidad para resolver problemas ya que “ves” la solución rápidamente.
- Eres el tipo que quiere mejorar el mundo.
- Eres una persona muy leal.
- Te pones el listón muy alto y demandas mucho de ti mismo.
- Te aburres fácilmente.
- Odias que te repitan lo que acaban de decir.
- Te irritas con facilidad.
- Eres impaciente.
- Te sientes intranquilo en tu interior.
- Te preocupas frecuentemente.
- Cuando trabajas en algo puedes olvidar todo alrededor de ti.
- No te muestras al mundo ya que no te van a entender de todas formas…
- Tienes que explicar frecuentemente tus ideas o tu punto de vista, o   simplemente no te tienen en cuenta.
- La gente te dice: No seas tan complicado. ¿Siempre eres tan serio?
- A veces te atreves con todo, otras veces no te atreves con nada.
- Regularmente crees que tu trabajo no es lo suficientemente bueno.
- Tienes problemas de organizar tu vida.
- Retrasas crónicamente cosas que debes hacer.
- Tienes problemas de arrancar cosas que tienes que hacer.
- Tienes problemas de acabar las cosas que estás haciendo.
- Tienes abiertos muchos proyectos distintos y diferentes.
- Tienes una gran necesidad de estímulos.
- Tienes una alta sensibilidad para estímulos sensoriales.
- Eres propenso a la adicción.
- Eres creativo.
- Eres intuitivo.
- Tienes procedimientos fijos para hacer las cosas.
ENLACE:   http://etelvinayabelardo.blogspot.com.es/2012/08/adultos.html

Noemí Menéndez / Sonia M. Blanco

jueves, 9 de agosto de 2012

COMPRENDER QUIÉNES SOMOS...

Comprender, aceptar y trabajar para sacar lo mejor de ti mism@...


DE LA UTOPÍA A LA REALIDAD





"UTOPÍA:  Acción social o proyecto de acción que, presentándose como una negación de la realidad histórica existente, se fija unos objetivos explícitos sin tener en cuenta las formas de organización social que permitan alcanzar tales objetivos."

Si por algo se caracterizan los procesos vitales a lo largo de la historia es por el continuo cambio que se viene experimentando en el devenir de los tiempos. Ahora bien, ¿de dónde emana ese cambio? ¿cuál es su base, sus cimientos?
Cierto es que el concepto de "utopía" se halla íntimamente ligado a "lo irrealizable", "lo imposible", a algo que resulta tan ideal que no es posible estipular unas metas claras y alcanzables. En cambio esto no implica que no sea necesario considerar la idea de que para que se produzca un cambio, los hechos factibles han de encontrarse apoyados sobre una base ideológica firme, seria y que suponga un proyecto a realizar en el presente, aunque con vistas al futuro. Dicha idea puede resultar en el momento en que se propone un tanto utópica, especialmente cuando supone una ruptura con respecto a lo predominante en la actualidad.... pero que lo parezca, no significa que lo sea. Al fin y al cabo, las cosas no suelen ser lo que parecen cuando nos limitamos a observarlas solo desde la superficie.

Iniciamos un proyecto, una ilusión, una idea de trabajo para unirse a otras ideas ya existentes y que vienen demostrando que aunque en un principio lo parecían, en absoluto han resultado utópicas...



Por eso, iremos sembrando paulatinamente esta base ideológica desde dentro de las altas capacidades.

martes, 7 de agosto de 2012

UNA PERSONA REALMENTE EDUCADA...

** De Homeschool Café Puerto Rico
 Una persona realmente educada ...

1.Establece un conjunto individual de valores, pero reconoce los de su comunidad circundante y los de las diversas culturas del mundo.

2. Explora su propia ascendencia, su cultura y lugar.


3. Se siente cómoda estando a solas, sin embargo, entiende la dinámica entre las personas y forma relaciones sanas.


4. Acepta la mortalidad, sabiendo que cada decisión afecta a las generaciones venideras.


5. Crea cosas nuevas y encuentra nuevas experiencias.


6. Piensa por sí misma, observa, analiza y descubre la verdad sin recurrir a las opiniones de los demás.


7. Es partidaria del amor, la curiosidad, el respeto y la empatía en lugar de la riqueza material.


8. Elige una vocación que contribuye al bien común.


9. Disfruta una variedad de nuevos lugares y experiencias, pero identifica y aprecia al lugar al cual llamar hogar.


10. Expresa su propia voz con confianza.

11. Añade valor a cada encuentro y a cada grupo del que forma parte.

12. Siempre se pregunta: "¿Quién soy yo? ¿Dónde están mis límites? ¿Cuáles son mis posibilidades?"
 
(Lista adaptada del libro de John Taylor Gatto, Weapons of Mass Instruction )

lunes, 6 de agosto de 2012

OBJETIVOS DE TRABAJO DEL GTA DE AACC

El Grupo de Trabajo y Apoyo a las Altas Capacidades Intelectuales (GTA) consiste en una asociación cuyo objetivo fundamental consiste principalmente en la búsqueda desde una perspectiva holística, de un entendimiento real y global de las altas capacidades intelectuales, fomentando al tiempo su difusión y comprensión social, alejando así mitos y falsas atribuciones.
Para tales fines, se pretende la utilización de medios tales como la auto-investigación y promoción de grupos de auto-ayuda, en cooperación con profesionales especializados y con experiencia o interés en el tema de las altas capacidades.

Pensamos que urge un apoyo a las AACC desde dentro de las mismas, es decir, mediante un trabajo de introspección y análisis propio, sin que esto suponga necesariamente ser exclusivo, ni el rechazo del método científico. Es decir, se pretende una descripción de manera profunda, no meramente observada "desde fuera", ya que entendemos que realmente se desatienden necesidades reales de este colectivo.

Este esfuerzo ha de ir destinado a la ayuda y apoyo de sus miembros en los diferentes aspectos vitales: emocionales, psicológicos y sociales, en función de las propias necesidades individuales y/o colectivas.

Esta asociación, en definitiva, intentará siempre apoyar y proporcionar recursos a la persona con altas capacidades intelectuales en su camino hacia un desarrollo personal digno, desde la más temprana infancia hasta estadios vitales de la vida adulta.


Fdo.: Noemí Menéndez / Sonia M. Blanco
Se ha producido un error en este gadget.