sábado, 26 de abril de 2014

UN RELATO SIN HISTORIA (Microrrelato de Marina Dáder)

Soy un relato, pero no tengo historia.Soy un lápiz sin papel.Soy un mar sin su agua.Soy la lluvia sin las gotas.Soy un relato sin historia.Yo quería ser famoso y formar parte de un buen libro, contar hermosas aventuras y encerrar en mí grandes destinos.¿Puedo ser entonces un relato si no encuentro mi camino?.

Marina Dáder (10 años, Marzo 2014)

martes, 22 de abril de 2014

PREGUNTAS ESDRÚJULAS


En algún momento tod@s nos hemos visto sorprendid@s por las preguntas o los razonamientos de nuestros hijos e hijas.
Echando la mente atrás me gustaría recuperar y compartir con vosotr@s algunas de las preguntas que a lo largo de estos 9 años nos ha hecho mi hijo. Algunas han tenido respuesta inmediata y otras no, pero lo que siempre hemos procurado su padre y yo es que nunca se quedaran sin respuesta. Nos hemos "buscado la vida" para responder aquellas que no sabíamos. Hemos tirado de móviles, de San Google, de amigos y amigas, de libros, de abuel@s... de lo que hemos podido.

Aquí os dejo algunas de ellas y os animo a que compartáis con nosotr@s aquéllas que recordéis, seguro que nos echamos unas risas y nos sorprenderemos de lo grandes que pueden ser nuestros pequeñ@s.

- "Mamá, ¿cómo respiran las mariposas?"

- "Papá, ¿cómo funciona un tren? ¿Qué es la electricidad? ¿Por qué los asientos del tren no llevan cinturones de seguridad?"

- "Mamá, ¿la sangre se evapora? ¿Por qué es roja? ¿Por qué es tan importante para nuestro cuerpo?"

- "Maestra, ¿el sol está vivo? ¿Y si no está vivo, por qué puede morirse?"

- "Papá, ¿cómo funciona una bombilla?"

- "Mamá, ¿qué pasará cuando el sol explote y se muera? ¿Y cuándo pasará? ¿Y la tierra se caerá al no seguir atraída por el Sol? ¿Y nos moriremos todos?"

- "Maestra, si no nos caemos porque en la Tierra hay gravedad ¿Cómo puede despegar de la Tierra el cohete de los Little Einstein?"

- "Mamá, ¿qué desgracia es la que más te ha impactado? ¿El 11S?"

- "Mamá, ¿por qué he nacido?"

- "Mamá, ¿cómo es morirse?"

- "Mamá, si la luna gira alrededor de la tierra y la tierra alrededor del sol ¿giran en el mismo sentido y en qué sentido giran?"

- "Mamá, ¿qué es un Alcalde? ¿Qué es el Gobierno? ¿Qué es votar? ¿Qué es Hacienda? ¿Qué son los impuestos?"

- "Mamá, ¿por qué tengo que sentir así?"


Y miles más que no recuerdo...

Con esto sólo quiero hacer ver a quienes están cieg@s o sord@s o no quieren entender, lo sencillo que a veces puede ser "estimular" a un niñ@, basta con contestar a sus interminables preguntas.

Susana.

lunes, 7 de abril de 2014

DIVERSAS PERSPECTIVAS DE LA EMPATÍA

 La empatía podríamos entenderla de manera diferente, especialmente en función de distintos componentes a través de los cuales se desarrolla:

** A través del componente cognitivo: toma de consciencia del otro, de su emotividad, aun siendo conscientes también de que se trata de una persona ajena a nosotr@s mism@s.
** A través del componente comportamental: por las reacciones que conllevan la percepción de emotividad en otra persona (apoyo, contacto, hacerle notar nuestra comprensión, etc)
** A través del componente emocional: evocación de sentimientos en nosotr@s mism@s a partir de situaciones observadas en el otro. No tendrán la misma intensidad, pero sí serán de índole similar.

jueves, 3 de abril de 2014

UN MAR DE DUDAS


Dicen que dudar es de sabios, pero ¿qué pasa cuando las dudas te las generan aquellos que no creen en ti o en los tuyos? ¿Cuándo esas dudas que no tenías, se hacen mayores que tus certezas? ¿Cuándo aquello que creías seguro y estable vuelve a tambalearse bajo tus pies? ¿Cuándo esas dudas te hacen retroceder y no puedes avanzar?¿Cuándo dudas de aquel a quien más quieres?

Dudar... No me gusta dejarme arrastrar por las dudas!

El peor momento por el que hasta ahora he pasado en estos años, fue aquel en el que las opiniones de las maestras de mi hijo me han hecho dudar de su valoración, de su capacidad y además dudar de mi misma. He peleado con uñas y dientes para dejar de dudar y para que ellas también aparcaran sus dudas y le aceptaran como es; creía haberlo conseguido. Sin embargo, de pronto y sin esperarlo me encuentro de nuevo en el punto de salida.

Mi primera reacción es de enfado. De enfado con el sistema, con l@s profesor@s, con la orientadora. Lo veo todo claro, voy a pelear porque esta situación no es justa, porque él se merece algo mejor, porque él tiene derecho. Después dudo... ¿tendrán razón? ¿estaré equivocada? ¿lo estaré haciendo bien? ¿le estaré perjudicando? ¿será mejor dejarlo estar? ¿realmente él es de AACC?...

Resulta frustrante, resulta descorazonador verte una y otra vez en el mismo lugar sin avanzar. Creo que así es como él se siente dentro del aula repitiendo los mismos contenidos una y otra vez. Al fin puedo comprender qué siente, puedo entender su mal humor, sus pocas ganas, su "conducta disrruptiva"...

Hay razones para tirar la toalla y darte por vencida, para dejarte llevar y no pensar más en ello y así al menos, cerrar un frente que te da verdaderos quebraderos de cabeza. Por otra parte, tengo una razón aún mayor para seguir adelante, para pelear, para no dejarme llevar... Sólo sé que quiero dejar de dudar.

Sonia, mi amiga y mi paño de lágrimas en este mundo de las AACC, me ha dicho que esto en psicología es algo así como la "Disonancia Cognitiva", que no es más que el proceso de conflicto cuando mantenemos dos creencias contrapuestas entre sí, porque tenemos argumentos a favor y en contra sobre aquello de lo que dudamos.

Yo lo veo como la típica pescadilla que se muerde la cola, ¿verdad? Haga lo que haga, decida lo que decida no sabré si será la decisión correcta hasta dentro de un tiempo, en el que me vuelvan hacer dudar... o no!

Si pudiera borrar las dudas en mí,
Si pudiera borrar el daño que sufrí,
Si pudiera olvidar aquello que viví...
Prometo ver la alegría, escarmentar de la experiencia, pero nunca, nunca más ....

Susana.

martes, 1 de abril de 2014

¿SUPERdotación O SUPERvivencia?

A lo largo de toda mi vida he percibido el término "superdotación" como algo ajeno, y ahora también me doy cuenta de que estaba cargado de ideas que no tenían nada que ver con la realidad.

En la adolescencia tuve en mi mano dos CI obtenidos en dos tests diferentes, ambos muy distintos, aunque con algo en común: pasaban ese supuesto punto de corte de 130. Sin embargo nadie me explicó nada, nadie me dijo lo que eso podía suponer en mi vida. Al fin y al cabo, hasta entonces, a pesar de mis buenas notas (que habían ido en descenso especialmente a lo largo de mi etapa de instituto) siempre había pasado desapercibida.

Y tuvo que ser cuando llegó la maternidad cuando empecé a darme cuenta a través de mi primer hijo que aunque sí que es verdad que un CI importa muy poco, porque para mí, él seguía siendo el mismo antes que después de que me dieran ese número, lo cierto es que había algo muy obvio: el niño era distinto. Ni mejor ni peor, pero sí diferente en su manera de entender la realidad, su emotividad, su preocupación por los demás.... en fin: distinto.
Su precocidad en ciertas áreas no me habían llamado la atención más allá de mi "orgullo de madre",  probablemente porque yo también había sido así. Esa era nuestra normalidad.

Ahora bien ¿en qué me siento diferente? Yo no creo que la inteligencia sea un patrimonio exclusivo de las altas capacidades. Constantemente percibimos muestras de ingenio y grandes ideas a nuestro alrededor, y no por ello tienen que haber surgido de una mente "superdotada" (término que entrecomillo porque sigue sin parecerme el más acertado). Y constantemente hay creatividad a nuestro alrededor, especialmente en la infancia... ¿qué es lo que hace por tanto que me sienta diferente?

Quizá en la forma en la que percibo el mundo, en la necesidad de no conformarme con la primera explicación a cualquier fenómeno e intentar ir siempre más allá hasta que pueda llegar por mí misma a una respuesta (aunque sinceramente, de manera más habitual se generan muchas más preguntas).

Quizá en la forma en la que no tolero las injusticias, las faltas de respeto, la prepotencia, la ausencia de solidaridad, de humanidad, de afecto, de empatía...

Quizá en la manera en la que he aprendido a vislumbrar que existen numerosas "normas sociales" que van contra natura, lo cual hace que nos sintamos encerrados en una cárcel creada por otras personas "por nuestro bien" ¿¿???

Y también quizá por la forma en la que disfruto de las cosas realmente importantes de mi vida, cosas que en ocasiones se denominan "pequeñas", pero en realidad son lo más grande.... nuestra familia, nuestra salud, la naturaleza, la amistad... el día a día, lo cotidiano.

O quizá por la manera en la que he aprendido a desarrollar una capacidad de avanzar por la vida más allá de los problemas (que en demasiadas ocasiones han sido muy grandes y dolorosos), entendiendo que esto ha tenido que ser así para poder haberme construido en la persona que hoy soy.

Quizá por mi intento por superar también mis propias imperfecciones o defectos, que soy consciente de que son muchos, aunque procuro percibir no desde una persepctiva de autocompasión, sino afrontar desde la autocrítica.

...y de manera especial.... quizá porque he aprendido que puedo llegar a apreciar lo bello de la vida con mucha más intensidad que muchas personas que me rodean.

Por eso si existe un "super" que puede añadirse, no es otro más que a la vida: SUPERvivencia.

Sonia
Se ha producido un error en este gadget.